Tus comentarios

14 respuestas a Tus comentarios

  1. Pedro dijo:

    Me ha gustado mucho tu libro. Ha conseguido engancharme mientras lo leía -en un tiempo récord-, pero sobre todo guarda algunas historias muy originales, poco o nada parecidas a cualquiera que hubiese leído antes.
    ¡Felicidades! Ah, y yo también quiero leer más. Vete aplicando con el próximo 🙂

  2. Lola dijo:

    Una lectura rápida y original la de tu libro. Me ha gustado la última historia la que más. Con la historia de Udo he estado enganchada, intrigada y preocupada por su vida.
    Estoy segura que si te lanzas a escribir un relato más largo tendrás mucho éxito.
    ¡Suerte!

  3. Hace años, cuando mi hijo mayor era un niño, le leía por las noches un libro de cuentos japoneses. Ahora, no sé por qué motivo, la lectura del libro “Seis Libélulas” del escritor castellonense Vicente Gascó me ha hecho recordar aquellos textos infantiles…. (sigue en http://www.reflexionesurbanas.com )

  4. Hace años, cuando mi hijo mayor era un niño, le leía por las noches un libro de cuentos japoneses. Ahora, no sé por qué motivo, la lectura del libro “Seis Libélulas” del escritor castellonense Vicente Gascó me ha hecho recordar aquellos textos infantiles… (siguew en http://www.reflexionesurbanas.com )

  5. Pepe dijo:

    Hola Vicent, jo no soc cap entes en “llegir” perque sempre m’ha donat perea. Pero ultimament estic disfrutant amb els llibres i amb el teu m’ho he pasat molt be. Son unes histories que et conviden a sumergir-te, a riure, a patir, a emocionar-te. Lo negatiu: que te poc mes de cent pagines. Açò a la vegada et deixa un bon gust, com un bon cafe, sol i curt. Que et convida a tornar a beure’l.
    A vore si fas cas a tots els que diuen que tragues eixes coses que tens amagades, no t’ho guardes per tu.

  6. Mónica dijo:

    Seis libélulas llegaron a mis manos y cada una de ellas logró mantener atraparme y sorprenderme. Enhorabuena por el libro, todo un regalo.
    Besos

    • Mónica dijo:

      Fé de errata:
      Dónde he dicho manterner atraparme, quería decir mantener mi atención , atraparme y sorprenderme….en fin sorry, sorry, sorry..
      Bona nit

  7. Eduardo De Grazia dijo:

    Hola Vicente! Soy Eduardo, el que te hizo “sufrir, padecer, aprender y flipar” ¡y cuánto me alegro por ello! También tú dices que el sufrimiento por el cerezo despertó las libélulas de tu creatividad, tu necesidad de expresarte y canalizó la profundidad de tus percepciones de lo humano. Nunca antes había escrito en un blog pero espero así conseguir agradecerte tu dedicatoria y buentrato hacia mí. Disfruto mucho con tu libro y también con la ilustración que le pusiste. Que sean libélulas las inspiradoras amplían la universalidad del acontecer del alma. ¡Gracias!

  8. Hola, aqui estoy investigando en tu blog, y me da muy buena sensación tu libro, cuando este mas documentada te seguire informando. Saludos
    Marina

  9. Ayer y al ritmo en ocasiones de Rammstein supe al fin qué es lo que echo de menos en “Seis libélulas” … Lo que sucede es que las sensaciones que me genera, aquellas con las que me encuentro cuando leo, son de desconcierto, descoloque y crueldad. Esto me pasa sobretodo después de leer el prólogo del cual sí me llegan otras emociones más cercanas, relativas a lo íntimo y personal. Hasta me llega a enternecer. Leer ese prólogo y a continuación encontrarme con la historia de los mangos me supone un shock… Será cosa mía, desde luego, pero necesito que las palabras se adentren en mí, involucrándome …Necesito emocionarme con ellas. Necesito que me vayan envolviendo para así hacerme partícipe de cómo sienten los protagonistas del relato. Es así como yo me meto en la vida y en las sensaciones de los personajes, en la historia. Y es así cómo me llegan … y me tocan fibras sensibles. Se puede llegar a cautivar con las palabras. Otros lo llamarían seducir. En el caso de “Seis libélulas” las palabras me resultan correctas pero distantes. Echo de menos la cercanía y la calidez de lo que nos hace humanos. Los hechos acaecen desprovistos de toda descripción emocional. Las cosas suceden y punto. No hay más. Supongo que cada uno ha de completar el relato a su manera y según sus necesidades. He de sacudirme la tristeza que me causa su lectura. Mi consuelo es saber que su escritura ha resultado terapéutica.

  10. Marisa B. dijo:

    Hola Vicente, tal como te dije ahí va mi comentario en tu blog. Una experiencia inesperada descubrir Seis libélulas. Seis relatos diferentes y atrevidos, insólitos, y casi casi políticamente incorrectos, que desde luego enganchan desde el primer momento. Ojala que las satisfacciones de haberlo publicado sean un impulso para que pronto lleves a cabo tu próxima ilusión.
    Por supuesto 100% recomendable.

  11. laura dijo:

    Me ha encantado, Vi…. ahi me he enganchado y me he transportado a cada uno de los lugares. Para cuando el segundo?????? Sabes?¿¡¡ no me lo esperaba asi, sinceramente me ha encantado descubrir tu creacion¡¡¡¡¡

  12. Uxia Vázquez dijo:

    En cuanto llegó el libro a mis manos lo devoré. Demasiado rápido, y me planteé una segunda lectura. Capté más detalles, si, pero da igual, la sensación es la misma…quiero más!!! Parabens por un libro encantador, lleno de relatos de compleja sencillez

  13. Laura Riquett dijo:

    Me encanto.! No quise leérmelo así muy rápido, lo aparte para cada vez que tuviera ganas de algo diferente, cautivador y adictivo.

    Espero y quiero mas… Me ha gustado mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s